Escapada en septiembre, dos días en Oporto

Porto fue una pequeña aldea celta, bautizada como Cale, en la que los romanos construyeron un puerto, Portus Cale, de donde surgió el topónimo Portugal, por el que se conoce hoy a todo el país. Famosa por sus puentes sobre el río Duero y por su vino, Oporto, es actualmente la segunda ciudad más grande de Portugal, y te ofrece un atrayente casco antiguo, con sus iglesias, murallas y barrios con callejuelas medievales, y en la orilla opuesta del río Duero, la localidad de Vila Nova de Gaia, con las típicas bodegas de sus afamados vinos, y desde donde parten los cruceros por el río. Dos lugares, un destino único😉

Desde Tapioner Viajes con Huella+, te proponemos dos recorridos por cada una de estas zonas, y algunas otras opciones que consideramos igualmente interesantes


Recorrido 1

Podéis comenzar vuestro primer día en la Capilla de las Almas, un edificio inconfundible por su llamativa fachada de casi 16.000 azulejos, con escenas de la vida de Santa Catalina y San Francisco de Asis. Continua por la Rua de Santa Catarina, una zona peatonal muy animada, hacia el Mercado do Bolhao, que inaugurado en 1914 aún conserva un cierto aire decadente y es un punto de referencia si queremos llevarnos a casa parte de la auténtica vida de Oporto. Busca las tiendas de bacalao que conservan su aspecto antiguo. Sigue por la Rua de Santa Catarina para hacer un alto en el Café Majestic, inaugurado en 1921 y lugar de reunión de personajes ilustres de la época; abandonado durante más de 15 años, fue declarado patrimonio cultural en 1983 y en 1994 reabrió sus puertas


Nuestra siguiente parada será la Iglesia de San Ildefonso, construida entre 1709 y 1730 en estilo barroco, cuenta con dos torres campanarios agregadas en 1739. Su fachada está decorada con unos 11.000 azulejos en azul y blanco, con escenas de la vida de San Ildefonso y partes del Evangelio. En su interior encontrarás unos bellísimos vitrales de 1967, dos grandes cuadros en estilo barroco portugués y un órgano con 1.092 tubos de 1811. Acércate después a la Estación de San Benito, una parada obligada, aunque no tengas que usar el tren; construida sobre los restos de un antiguo convento, esta estación impresiona por su hall decorado con más de 20.000 azulejos que muestra momentos de la historia del país.

Después dirígete a la Iglesia de los Clérigos y anímate a subir a su torre que es el mejor mirador del centro histórico. Tendrás que salvar más de 200 escalones y en el trayecto podrás ver las 49 campanas que forman el carrillón, dato a tener en cuenta por si suenan justo durante tu escalada. El siguiente alto será en una de las librerías más bonitas del mundo, la Librería Lello e Irmao, que según cuentan sirvió de fuente de inspiración a J. K. Rowling, la autora de la saga de novelas de Harry Potter.


A continuación, pasando por la Iglesia de San Antonio de los Congregados y recorriendo la rua das Flores, una de las calles más trendy de la ciudad, llegarás al Palacio de la Bolsa, donde es recomendable realizar una visita guiada para conocer sus salas ricamente decoradas, destacando entre ellas la Sala Dorada, cubierta de pan de oro, y la pintoresca Sala Árabe, con más de 300 metros cuadrados, inspirada en la Alhambra de Granada

Nuestra última etapa, la Iglesia de San Francisco, en cuyo interior te esperan tres naves revestidas con tallas doradas, en las que se cree que se emplearon más de 300 kilos de polvo de oro. Un exceso que llevó a cerrarla al culto durante años por ser demasiado ostentosa para la pobreza que la rodeaba. En la nave lateral izquierda se encuentra uno de los mayores atractivos de la iglesia, el Árbol de Jesé, una escultura de madera policromada considerada una de las mejores del mundo en su género, y bajo el suelo sus catacumbas.

Termina el día en la zona de la Ribeira, uno de los lugares más animados de la ciudad. Date un paseo por la ribera del Duero, Patrimonio Cultural de la Humanidad, entre el Puente Don Luis I y el Puente de Arrábida, mientras contemplas las bonitas fachadas de colores de los edificios. O siéntate en una de sus terrazas a comer un buen bacalao o tomar una copa de vino de Oporto con vistas al Duero y a Vila Nova de Gaia, nuestro destino de mañana


Recorrido 2


Comienza tu segundo recorrido en la Praça da Liberdade, considerada el centro de la ciudad, donde convergen la parte antigua y la moderna, y pasea por la Avenida de los Aliados, llena de edificios modernistas de principio del siglo XX como el Ayuntamiento, o algunos bancos. A continuación, dirígete hacia la Catedral, ubicada en el barrio de Sé, el más antiguo de la ciudad. La Catedral de Oporto, tiene un sobrio exterior y un claustro de estilo gótico decorado con azulejos del siglo XIV que muestran escenas religiosas. En la plaza de la Catedral se encuentra una columna que antiguamente se utilizaba para ajusticiar a los criminales y una terraza desde la que se obtienen unas vistas magníficas de la ciudad, del río Duero y de Vila Nova de Gaia.


Continúa hacia el Puente de Don Luis I, uno de los seis puentes que atraviesan el río uniendo ambas localidades. Parte de este trayecto puedes realizarlo en el Funicular dos Guindais, con un corto trayecto, pero unas vistas interesantes. El Puente fue construido por uno de los ayudantes de Gustave Eiffel e inaugurado a finales del siglo XIX, y es una de las imágenes más emblemáticas de Oporto, con su característico gran arco de hierro, para cuya construcción fueron necesarias miles de toneladas de este material. Tiene dos pisos y con sus casi 400 metros de largo, es también un magnífico mirador, con las famosas bodegas de Oporto en una orilla del Duero y las viejas casas de colores del barrio de Miragaia en la otra.

Al llegar a Vila Nova de Gaia puedes dar un paseo por el muelle, Cais de Gaia, repleto de agradables terrazas, restaurantes y bares, con vistas a la zona histórica de la ciudad de Porto. También puedes visitar alguna de las bodegas que realizan visitas guiadas y catas; entre ellas Cálem, Sandeman o Ferreira. Otra opción es Porto Cruz, que cuenta con una impresionante terraza, con unas vistas panorámicas del río. Además, existen visitas guiadas que se inician en el Puente de Don Luis I, incluyen alguna bodega y recorren las principales zonas de interés de la zona como el Monasterio da Serra do Pilar, el Jardim do Morro, la Iglesia de Santa Mariña y el Mercado Municipal Beira-Rio

Y después, un crucero por el Duero. Los más exitosos son los que, en un recorrido de 50 minutos, te llevan por los seis puentes que cruzan el río, desde el puente de Arrábida, el más largo de la ciudad, situado junto a la desembocadura del río, hasta el puente de Freixo, situado en el extremo este de Oporto, utilizando un rabelo, el barco tradicional utilizado para transportar las cubas desde los viñedos del valle del Duero hasta las bodegas de Vila Nova de Gaia.

OTRAS OPCIONES igualmente interesantes :

- Visita el Barrio do Barredo, el barrio medieval a los pies del Terreiro de Sé, entre la Catedral y la orilla del Duero. Un laberinto de calles estrechas y escaleras, callejones y edificios con ropa tendida.

- Cambia el recorrido por el Duero por un trayecto en bicicleta. Pedalea unos seis kilómetros desde el Puente Don Luis I, donde puedes alquilar las bicis, y por el carril especial ubicado en la zona de Vila Nova de Gaia, y disfruta de otra forma de viajar

- Deja descansar las piernas y haz un recorrido en tranvía. El más recomendable, la línea 22, con un trayecto circular por el centro de Oporto. Otra opción, la línea 1 desde Ribeira a Foz, paralelo al Duero.

- Acércate a la Casa da Guitarra, uno de los locales más famosos de Oporto para disfrutar de la música tradicional portuguesa, el fado, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

13 vistas

Viajes con Huella SL

c/Candamo N69 

Hoyo de Manzanares,Madrid.

info@tapionerviajes.com

(+34) 619100565

 

  • Google+ Clean
  • Twitter Clean
  • facebook

Contáctanos y crea tu propio viaje: